Invitation – L.A. Times Festival of Books – HOY newspaper booth/stage area – Sat. & Sun. 10 a.m. to 5 p.m.

0 comments

Join us at the Los Angeles Times Festival of Books this weekend at the University of Southern California – USC at the HOY newspaper booth/stage area. Next to University Club – across the street from the Shrine Auditorium. I will be signing my books. Hope in Times of Darkness: A Salvadoran American Experience, Esperanza en Tiempos de Oscuridad: La Experiencia de un Salvadoreno Americano, The Life of an Activist: In the Fronlintes 24/7, and The Lives and Times of El Cipitio.

Saturday June 18 from 10:00 a.m. to 5:00 p.m. and Sunday June 19 from 10:00 a.m. to 5:00 p.m.

It’s a great book festival. 

El Cipitio  
web-site: WWW.RANDYJURADOERTLL.COM

We need to remember Archbishop Romero, 35 years later

0 comments

Tribune News Service

We need to remember Archbishop Oscar Romero 35 years after his assassination on March 24, 1980.

Romero’s political evolution took place once he was named to head the Catholic Church in El Salvador.

He was transferred to the capital San Salvador, where he was met with much antagonism and dislike. It was not just Roberto D’Aubuisson (the politician who hatched the conspiracy), the death squads and some members of the Salvadoran elite who murdered him. Many others were complicit, too.

While in the capital, leading the church, he gained incredible spiritual strength to defend the poor and the voiceless. Millions would listen to his homilies on radio.

The people who truly embraced Romero were the poor campesinos who attended his mass and those who had the privilege to get to know him when he would visit their villages. Romero came from a middle-class background but he purposely chose to live a humble life.

Romero was not afraid to die. He was a valiant man who did not accept bodyguards. He consciously chose to give his life for the poor.

But he was very afraid of the demons that were being unleashed upon the Salvadoran populace. He knew much blood would be spilled. He even risked his life by having a dialogue with the guerrilla leaders, asking them to avoid using violence. He tried everything in his power to stop the oncoming bloodbath.

Before his assassination, Romero visited Pope John Paul II, who snubbed Romero. Romero was deliberately made to wait an inordinate amount of time and relegated to a long line to meet the pope. The pope chastised Romero and ordered him to stop speaking up for the rights of the poor and involving himself in political issues.

Romero returned heartbroken to El Salvador. But he still continued to denounce the regime’s human rights abuses and killings. He made up his mind that he would give his life for the persecuted Salvadoran people, even if the Vatican refused to acknowledge the atrocities.

Ironically, the same church that turned its back on Romero is all set to venerate him. The Catholic Church will formally beatify Romero on May 23 in San Salvador, one step short of sainthood.

Even if not a saint, Romero did actually conduct countless miracles. He saved the lives of numerous people who would otherwise have been tortured and killed.He sheltered and protected innocent victims in his churches.

He fed the poor, clothed them, and he spoke up for them, knowing that he would possibly be killed. In fact, the miracle is that Romero has been now recognized as an international hero by the Catholic Church, when before he was demonized by many of his fellow clergy. Finally, the church is atoning for its sins toward him.

Romero taught us all an invaluable lesson: He stood up to bullies and he did not turn his back on his people.

Archbishop Romero was a hero and martyr. We honor him on his assassination anniversary by remembering all the good that he did.

ABOUT THE WRITER

Randy Jurado Ertll is the author of the book “Hope in Times of Darkness: A Salvadoran American Experience.”

 


0 comments

RandyPostcardsnewCipitio


Wednesday book signings & discussions

1 comment
Wednesday book signings Nov. 19
I have been invited to speak to the CLAVE student club at Pasadena City College (PCC) tomorrow Wednesday Nov. 19 at 12:00 p.m. R122.
Discussion at Cal State Dominguez Hills -Extended Education Building
- Rm. 1206
Time: 2:00 p.m. to 4:00 p.m.
Address:1000 E Victoria St, Carson, CA 90747 (310) 243-3696
Esperanza en Tiempos de Oscuridad: Experiencia de un Salvadoreno Americano & The Lives and Times of El Cipitio – a novel by Randy Jurado Ertll

EFE – Spanish International News Agency – EL CIPITIO ARRIVES IN THE U.S.

0 comments

El Cipitío, un libro con tradición salvadoreña para las nuevas generaciones

Agencia EFE
Agencia EFE3:21 pm.

“Este libro surge porque no hay mucha literatura que hable de la historia o la experiencia de los centroamericanos en Estados Unidos, no hay muchos escritores nacidos en Estados Unidos de descendencia centroamericana que estén contando este tipo de historias”, dijo Jurado. Foto de archivo.

 La legendaria criatura mítica de El Cipitío, un niño de 10 años que emigró de El Salvador y cruzó ilegalmente la frontera para llegar a Estados Unidos en busca de su excéntrica familia, toma vida en la obra literaria "La vida y los tiempos de El Cipitio", del escritor salvadoreño Randy Jurado Ertll. La legendaria criatura mítica de El Cipitío, un niño de 10 años que emigró de El Salvador y cruzó ilegalmente la frontera para llegar a Estados Unidos en busca de su excéntrica familia, toma vida en la obra literaria “La vida y los tiempos de El Cipitio”, del escritor salvadoreño Randy Jurado Ertll.

LOS ÁNGELES.- La legendaria criatura mítica de El Cipitío, un niño de 10 años que emigró de El Salvador y cruzó ilegalmente la frontera para llegar a Estados Unidos en busca de su excéntrica familia, toma vida en la obra literaria “La vida y los tiempos de El Cipitio”, del escritor salvadoreñoRandy Jurado Ertll.

La nueva obra del reconocido activista, columnista y escritor de origen salvadoreño mezcla la ficción con la realidad para contar la historia de uno de los tradicionales personajes de la cultura salvadoreña.

“Este libro surge porque no hay mucha literatura que hable de la historia o la experiencia de los centroamericanos en Estados Unidos, no hay muchos escritores nacidos en Estados Unidos de descendencia centroamericana que estén contando este tipo de historias”, dijo Jurado.

Según el escritor, aunque muchos jóvenes han escuchado sobre el folclor y las raíces de sus padres no conocen realmente la cultura y sus tradiciones. Es por eso que para llegar a esa nueva generación, cuyo primer idioma es el inglés, Jurado publicó la primera edición en este idioma para posteriormente lanzarlo en español.

En esta nueva obra, que sucede a “Esperanza en tiempos de oscuridad: experiencia de un salvadoreño americano” y “La vida de un activista: en la línea de fuego 24/7″, Jurado optó por una novela, después que sus dos primeros libros fueran relatos de sus propias vivencias.

“Con ficción se puede decir muchas veces la verdad aunque sea en una forma de fantasía”, indicó Jurado.

Para la comunidad salvadoreña la historia de El Cipitío es una tradición cultural, aunque Jurado apostó por “americanizar” a esta legendaria criatura mítica.

Un Cipitío inmigrante e indocumentado

“El Cipitío se vino como indocumentado, cruzó Guatemala y México, se vino por los trenes y tuvo que sobrevivir todo esto como los miles de centroamericanos que lo han hecho”, recordó.

En el libro describe a El Cipitio como hijo de Cadejo, un malvado demonio deportado de España por la reina Isabel y el rey Fernando que llega a Centroamérica donde se aprovecha de La Siguanaba (personaje del folclor centroamericano) con quien procrea a dos gemelos: El Cipitio y El Duende.

A pesar de haber nacido del mal El Cipitio logra convertirse en un buen ser humano cuando se le da la oportunidad de reivindicarse.

“El Cipitío tiene poderes sobrenaturales, a sus 3 años de edad tiene tres pies de altura y puede transportarse a cualquier parte del mundo o moverse en diferentes épocas”, contó Jurado sobre la novela.

Cuando nació este personaje de la fantasía, su madre, al ver la piel oscura y que venía con los pies hacia atrás intentó ahogarlo, pero la leyenda indica que El Cipitío no puede morir porque es un ser que posee la vida eterna heredada de su padre, el Cadejo, explica el libro.

El protagonista miente, engaña, roba y soborna, como cuando acude a una oficina electoral en su intento de convertirse en alcalde de Los Ángeles, hasta que La Cholita, una amiga del barrio, le muestra el otro lado de la vida, el amor y la esperanza que él siempre buscó.

Años más tarde, El Cipitío se encuentra con su hermano gemelo, El Duende, cuando ambos forman parte de pandillas en Los Ángeles, y juntos se arrepienten de su pasado y se comprometen a dejar a un lado sus diferencias para deshacerse de su lado malévolo.

Para Jurado, este libro tiene impacto para la comunidad salvadoreña porque toca el tema de la actual violencia que se vive en ese país centroamericano con las pandillas y del pasado violento durante la guerra civil de los años 80.

“En el libro relato cómo hubo un éxodo masivo de niños centroamericanos”, agregó.

“Con este libro también busco dejar una enseñanza para todos los jóvenes que se meten al mundo de las pandillas de que hay oportunidades para reivindicarse y salir adelante”, indicó.

Sobre el autor:

Agencia EFE

Good Day L.A.

0 comments

 


El tema de protección ambiental, de vida o muerte

0 comments

This column originally appeared in HOY newspaper.

El tema de protección ambiental, de vida o muerte

Debemos incluir la protección del medio ambiente como un tema prioritario para la comunidad Latina en todo Estados Unidos. Mientras que los padres deben estar más informados sobre estos temas y cómo afectan la salud de sus hijos y de ellos mismos.

Nuestros jóvenes no podrán aprender en las escuelas correctamente si su salud corre peligro por la existencia de tóxicos en el área donde viven y donde estudian.

Hagamos un recorrido al pasado:

El 28 de marzo de 1979 fue un día oscuro en la historia de Estados Unidos, debido al accidente en la planta nuclear Three Mile Island en Middletown, Pensilvania, donde el recalentamiento de un reactor provocó pánico en todo el país. El incidente sacó a relucir temas de protección ambiental, pero que hasta la fecha no ha logrado que la comunidad latina se involucre más.

El movimiento ambientalista no consiste únicamente en crear conciencia para proteger árboles y especies en peligro; sino que también debe ser un llamado de atención para tomar medidas y asumir responsabilidades por la salud de nuestras familias y el bienestar de nuestras comunidades.

Actualmente estamos sufriendo una crisis de salud pública a causa de la creciente contaminación del aire, agua y alimentos. Desafortunadamente, muchas campañas políticas y políticos han relegado al medio ambiente como un tema de segunda, y los candidatos han elegido hacer énfasis en otros temas como la reforma de inmigración, temas de salud y la educación, entre otros.

La inclusión de temas ambientales en sus agendas sería una acción responsable por parte de los candidatos funcionarios como el senador estatal Kevin De León, quien ha empezado a tomar un papel protagónico.

Recordemos que entre los temas dominantes con la protección ambiental se debe incluir la justicia ambiental, para que todas las comunidades se sientan incluidas.

El deterioro del medio ambiente afecta a todos por igual, ya que respiramos el mismo aire, bebemos la misma agua y todos buscamos comer alimentos no contaminados. Ahora hay más conciencia sobre el calentamiento global. Pero sigue la desconexión que existe entre los ambientalistas de la corriente dominante y los grupos de justicia ambiental.

Muchas minorías de bajos ingresos siguen sin contar con información completa acerca del calentamiento global y por eso no consideran que el tema sea importante para su vida cotidiana. Pero la realidad es que el tema del calentamiento global es local porque esta política se maneja a nivel comunitario; en consecuencia, debemos organizarnos a ese nivel.

No obstante, necesitamos más líderes latinos que construyan puentes entre las organizaciones ambientalistas establecidas de la corriente dominante y las organizaciones más pequeñas de justicia ambiental. Eso ayudaría a desarrollar una mejor comunicación, confianza y respeto.

Debemos enfrentar de inmediato asuntos como la ubicación de los incineradores cerca de los vecindarios pobres, las emisiones de los camiones y carros, la disminución de los niveles de contaminación del aire y el agua, y la defensa para la protección y creación de espacios seguros (parques), y evitar la fractura hidráulica (fracking).

Algunas de las luchas famosas y documentadas de los defensores de la justicia ambiental incluyen la valiente batalla del Sindicato de Trabajadores Agrícolas (UFW), en la década de 1970 y los 80s, en contra de los pesticidas que afectaban de manera negativa la salud de los trabajadores. Algunos de los productos químicos que se usan actualmente continúan provocando cáncer y defectos al nacer.

En la década de los 80, el grupo Concerned Citizens of South Central pelearon valientemente y ganaron la batalla cuando no se permitió a la ciudad de Los Ángeles ubicar el proyecto de incinerador de residuos LANCER en el sur de Los Ángeles. En esa ocasión, las Madres del Este de Los Ángeles —Santa Isabel — lucharon para proteger sus vecindarios de injusticias ambientales.

Estas dos organizaciones ya no existen pero nos dieron el ejemplo cómo luchar. Es posible señalar muchos otros ejemplos, en diferentes estados, sobre cómo las personas de clase trabajadora han elegido unirse y movilizarse para proteger el ambiente. Es un hecho que las comunidades pobres afroamericanas y latinas son las que viven más cerca de los sitios con residuos tóxicos y son las que tienen las tasas más altas de mortalidad debido a la contaminación ambiental.

Dentro del estado de California, los latinos, los asiáticos y los afroamericanos tienen mayor riesgo de sufrir cáncer que los blancos de cualquier nivel de ingresos. Muchas personas mueren debido a los efectos negativos acumulados sobre la salud, ya que viven cerca de instalaciones industriales y autopistas.

Es necesario que instituciones como la Agencia para la Protección Ambiental de California asuma el liderazgo de implementar las leyes existentes, a nivel local. También debemos presionar a la Agencia Federal para la Protección Ambiental (U.S. EPA) que implementen el Clean Air Act y el Clean Water Act.

La comunidad Latina, debe ser fuerte defensora de los movimientos ambientalistas y aportar soluciones políticas sólidas para proteger el aire, el agua, los alimentos y otros recursos naturales.

La comunidad tiene la obligación de ser líder en temas ambientalistas.

Tenemos que reaccionar y darnos cuenta de que la protección ambiental es un asunto de vida o muerte.

Randy Jurado Ertll, director ejecutivo del California Latino Environmental Advocacy Network – CLEAN. Visite www.cleannetwork.org


« Previous Entries